martes, 10 de abril de 2012

Por qué la rana y la serpiente nunca juegan juntas

Por qué la rana y la serpiente nunca juegan juntas:

El otro día estuve ojeando los cuentos de mi hermano pequeño y encontré una fábula que no había oído en mi vida. Se titulaba "Por qué la rana y la serpiente nunca juegan juntas". Trata de que un día un bebé rana y un bebé serpiente juegan juntos y aprenden cosas el uno del otro (a saltar, a arrastrarse etc.). 

Cuando llegan a casa, les cuentan a sus padres qué han hecho y las dos familias reaccionan igual: se enfadan porque piensan que con quien ha estado su hijo no es buena gente. Así, la serpiente y la rana nunca volvieron a jugar juntos. 

Esta fábula me sorprendió, y me hizo pensar en los padres de hoy en día: los hay como los de la fábula y los hay de los que les da igual con quién estén sus hijos. Tal vez es por esto por lo que hoy en día surgen los grupos radicales o las bandas. La sobreprotección de algunos padres o el abandono a los hijos de otros se está cargando la vida de algunos niños que probablemente no acaben bien en su vida.

La conclusión de todo esto es que a los hijos hay que tratarlos con responsabilidad, pero con una cierta libertad. Ya se dará cuenta él de si es "buena gente" los amigos con los que va.

"Si yo sé que tú eres, y tú sabes que yo soy, quién va a saber quien soy yo cuando tu no estés". Anónimo

Álvaro M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada